SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
BAJA CALIFORNIA  
 

Poder Mara de frontera a frontera

Juan de Dios García Davish
La creciente presencia de la Mara Salvatrucha en Estados Unidos ya es considerada como un asunto de seguridad nacional. Tan sólo en el condado de Los Ángeles se calculan unos cuatro mil jóvenes pertenecientes a esta pandilla, reconoce un detective de la Policía local especializado en el combate a grupos delincuenciales

 

 

 


Publicidad

Los Ángeles, California.- Del sur de Estados Unidos al sur de México  –sobre todo en Tapachula– las maras flagelan la región. Sus tácticas han cambiado y detectives del vecino país del norte revelan la nueva forma de operar de estas pandillas juveniles.

Aunque las autoridades angelinas redujeron en 60 por ciento la violencia y criminalidad de las pandillas juveniles, aún continúa el tráfico de drogas, asesinatos, venta de protección y hechos delictivos supuestamente cometidos por miembros de la Mara Salvatrucha (MS), quienes han extendido sus operaciones a Virginia, Texas, Washington, Meryland y Alaska, afirma el detective Magdaleno Gómez, del Departamento de Policía de Los Ángeles, adscrito a la división especializada en lucha contra pandillas, Rampart.

Con más de 16 años como policía, Gómez revela que para las autoridades norteamericanas esto es un problema de “seguridad nacional” aunque admite que los nuevos MS ya no son tan violentos como los de hace más de dos décadas.

“Los pandilleros del 80, 88, 89, 90, llegaron a los Estados Unidos provenientes del ejército de El Salvador, usaban tácticas guerrilleras buenas, llegaban en carros, el primer vehículo abría fuego y los pandilleros de la 18 se tiraban al piso, mientras los del segundo carro se bajaban a matarlos. Utilizaban tácticas militares”.

Actualmente, dice Gómez, los pandilleros son más jóvenes y ya no son tan violentos, por eso, señala, pensamos que ya no tienen la experiencia militar.

El detective narra que, hace un año, mataron a una persona y le quitaron el tatuaje con la navaja. “Quitarle la piel a otra persona es un método de intimidación. Es para que vean qué pueden hacer: piénsalo bien si me vas a traicionar o no”, ese es el mensaje.

“Si la gente ve eso,  qué rudos son, dicen: yo no voy hablar a la policía porque va a caer mi niño o voy a caer yo. Entonces si te mato te voy a matar lo más feo que pueda para que la gente vea, para que sepan quién soy yo. Trabajan en la mente: la gente que ve eso ya no habla, si es pobre y no puede cambiar de casa pues mejor se queda callada. Cierro mis puertas con candado y no salgo de noche”.

– ¿Cuál es la situación de las pandillas en Los Ángeles?

– Si comparamos con la década de los 90 relativamente está calmado. Pero si uno viene de otro lugar va a pensar que las pandillas están fuera de control, pues aunque estén más calmados están matando, robando, vendiendo droga. Ellos tienen el control de las calles donde no hay policías, cuando llega la policía se esconden y todo parece estar bien, pero si se sale la policía empieza todo otra vez.

– ¿En dónde opera la Mara Salvatrucha?

– Casi por toda la ciudad.      

– ¿Cuántas “cliclas” hay?

– No sabemos con exactitud pero en la Rampart hay como unas seis “clicas”. Unas 20 en total.

– ¿Cuál será la más violenta?

– En la Rampart la Lyward era muy violenta, luego la de Coronado: ambas “clicas” guerreaban entre ellas. Ninguna pandilla hispana en Los Ángeles había hecho eso.

– ¿Cuánta gente habrá de la Mara Salvatrucha?

– Datos fijos que tenemos revelan que son unos tres mil a cuatro mil. Algunos son afroamericanos.

– ¿A qué se debe que se incorpore gente de otros grupos étnicos?

- A que la MS opera junto a barrios coreanos, barrios chinos, así se juntan, en ocasiones tienen relaciones de negocios, de droga, y si van a hacer dinero no importa con quien se negocie.

 

El negocio de la droga

 

– ¿A qué se dedica la Mara Salvatrucha en el condado de Los Ángeles?

– A la venta de droga: en Estados Unidos se usa mucha, por eso llega a la Rampart gente blanca, negra, hispanos, todos buscan droga: cocaína y metanfetamina, esta última es la que se vende más porque es más barata, no hay que salir a México para traerla o esperar que la pasen de Colombia, aquí se procesa, en lugares cercanos a la frontera.

– ¿Cuánto dinero se mueve en esto?

– Nosotros sólo “checamos” lo de la venta de calle y es difícil calcularlo.

– ¿De dónde traen las armas?

– Se dice que vienen de México, de China. Aquí llegan muchos barcos, no hay capacidad para revisar cada uno y lógicamente pasan cosas prohibidas (entre éstas, las armas). Durante los disturbios del 92 muchas tiendas que vendían armas fueron robadas y de esos robos salieron armas ilegales. Esas armas que se vendían legalmente en California ya son ilegales pero se pueden comprar o robar en otros estados.

– ¿Qué significa para Estados Unidos la presencia de la Mara Salvatrucha?

– Es un problema de seguridad nacional. Aunque todas las pandillas están en lo mismo: drogas, armas, robos, la diferencia es que la Mara Salvatrucha no nada más está en Los Ángeles, sino que está en San Francisco, Oregón, Alaska, Washington, Virginia.

– ¿La Mara Salvatrucha es la más fuerte, organizada, poderosa?

– De las pandillas hispanas la más organizada es la 18, luego la Salvatrucha. La razón por la que no es tan fuerte es porque al interior están en guerra y eso no se ve en la 18. Cuando hay problemas personales entre miembros de esa organización se arregla en forma personal.

– ¿Cuál es la causa?

– Celos. Si la “clica” de la “Francis” está haciendo más dinero que la de la Leeward tienen que demostrar quiénes son los más fregones: es una razón básica. Otro motivo es que se quieran apoderar de otras “clicas”.

– ¿A qué se dedica la 18?

– A la venta de protección a comercios establecidos.

– ¿Cuántas mujeres han detectado en la MS-13?

– En la Rampart tenemos identificados unos 450 o 460 individuos relacionados con la MS, de los cuales entre 70 y cien son mujeres.

– ¿Están tatuadas?

– Muchas de ellas sí, otras podrían ser gente de negocio, no se les nota que pertenezcan a la “clima”, son bonitas; pero si la pandilla les pide hacer un trabajo lo realizan.

– ¿Se dedican a la prostitución?

– Son amigas, novias, esposas, pero no he notado que sean prostitutas.

– ¿Qué tipo de trabajos hacen?

– Inteligencia: se hacen amigas de otras pandillas para ganarse la confianza y traerlos para acá.

– ¿Cuántos líderes tienen detectados?

– Todas las “clicas” tienen jefe y si hay 20 “clicas” hay 20 jefes.

– ¿Jefes de mayor rango?

Sí, pero es información confidencial. Son números, sin nombre, sin rostro y sin apodos. Unos 10 en promedio, los vigilamos para saber cómo andan, quiénes son sus socios.

– ¿Hay tolerancia con ellos?

No. Si sabemos que cometieron crímenes nuestra obligación es arrestarlos. Pero si los vamos a detener para soltarlos en una hora, no vale la pena.

Lucha contra la MS

 

– ¿Tienen operativos para combatir a la MS-13?

– Hay planes nacionales. Cuando llegué a la Rampart, en una extensión de siete millas cuadradas, había entre 150 y 160 homicidios al año, la mayoría cometidos por la 18 en contra de la MS-13, o la MS-13 en contra de la 18.

– ¿Cuál es la más peligrosa?

Son iguales. Yo he visto que llega la MS mata a tres, cuatro de la 18, y luego como la 18 toma venganza. Ahora la MS es la más violenta.

–¿Han detectado reclutamiento?

– Sí, por supuesto, ese es su objetivo, así crece la pandilla, sobre todo en las escuelas.

– ¿Han detectado que la MS mande dinero para traer a más miembros de esa organización de El Salvador?

– Algunas gentes mandan dinero para hacer bien, otras para hacer el mal.

– ¿Cuántas “clicas” hay de la 18?

– En los Ángeles unas 30.

– ¿Ha descendió la violencia?

– Bajó en un 60 por ciento. En cinco años hemos tenido menos de 100 muertos, la causa es que muchos pandilleros ya están en la cárcel o muertos; otros empiezan a ver la luz y reflexionan: “tengo un hijo, una esposa, ya no puedo andar en la calle haciendo esas cosas”. Muchos logran enderezar su vida.

La Leeward como todos los barrios en la Rampart esta muy calmada ya. Si usted hubiera llegado en el 94 los hubiera visto como cucarachas vendiendo, allí eran muy frecuentes los tiroteos porque los de la 18 sabían que ahí estaban día y noche los de la MS. Eran blancos fáciles.

– ¿Hay restricciones en la Rampart, toque de queda (injuction)?

– En casi toda la Rampart hay injuction para todas las pandillas.

– ¿Qué tiempo tienen de aplicar la medida de injuction?

– Unos dos o tres meses, antes sólo era para la “em” y la 18. En cualquier barrio donde ellos tuvieran potencia se hacía injuction. Entonces no podían caminar en la calle con otro de la misma pandilla.

La injuction trabaja muy bien, esa es otra razón por la que no hay tanta actividad en la Rampart.

– ¿En dónde operan ahora?

– Ellos viven en la Rampart pero no están en las calles, no salen juntos. La injuction tiene ciertas restricciones: si tú estás de un lado de la calle y él en la otra te puedes ver. Si no están a menos de 10 pies no están juntos. Esa ley trabaja muy bien.

Cuando no pueden trabajar aquí se van al Valle, o a otros lugares en donde no esté la ley.

 

El santuario de la MS

 

– ¿En dónde está el santuario de la Mara Salvatrucha en Estados Unidos?

– Aquí: todavía trabajan pero no tan abiertamente. Antes sí veían a la policía a tres cuadras esperaban a que llegara a dos cuadras, y luego a una cuadra. Y ya que estaban muy cerca salían corriendo. La gente que ve eso decía: ni la policía le da importancia. Ahora no se ven casi. Antes se vestían de rockers, tenían camisetas de Led Zepellin o de lo que sea, se veían con pelo largo. Y en los 90 se empezaron a vestir como Cholos, pero ahora creo que últimamente se están yendo a lo rockers otra vez. Todavía están, pero no hacen su trabajo como antes pero hay droga y matanza.

– ¿Ya no controlan el Mac Arthur?

– Nunca lo controlaron. En la esquina noreste del Mac Arthur Park está la 18; al sureste los “crazyraders”; al suroeste la MS; al noroeste “bandersvill”. Las cuatro esquinas tenían cuatro pandillas y la MS tiene mucho que no controla su parte del Mac Arthur.

– ¿Quién lo controla ahora?

– Al sur la “crazyraiders”. Todavía hay droga y delincuencia pero contamos con cámaras de 360 grados de visión. Todavía hay miqueros, droga, matanzas pero no como antes, es mucho menos. Antes, cuando llegaba la policía era como entrar a un cuarto sucio con cucarachas, ellos argumentaban que estaban de paso que iban con sus novias pero todos estaban comprando o vendiendo droga, ahora está muy calmado.

– ¿En dónde se está reubicando la Mara Salvatrucha?

En Virginia, Meryland, Washington. Yo he recibido llamadas telefónicas de Texas para solicitarnos asesoría para combatir a la MS. También están en Idaho, en Alaska, pero en Virginia tienen  mucho mayor presencia.

– ¿Qué estado tiene el mayor número de Mara Salvatrucha?

– Todavía es aquí. Muchas de las leyes de la MS salen de aquí a Washington, a Virginia, a Texas. Desafortunadamente de aquí sale todo, supuestamente es para proteger a los salvadoreños de las otras pandillas hispanas.

 

Frontera sur: territorio Mara

 

La frontera sur de México también está flagelada por este fenómeno delincuencial. El 15 de agosto de este año, en complicidad con autoridades penitenciarias de Guatemala, La Mara Salvatrucha cimbró a la comunidad internacional cuando se amotinó y ejecutó con armas de alto poder –incluyendo granadas– a 35 miembros de la también temible pandilla Barrio 18, en las prisiones de Pavón, comisaria 31 y Mazate.

Por temor a nuevos enfrentamientos, el Ministerio de Gobernación ordenó que al día siguiente fueran trasladados 184 salvatruchas a la prisión de máxima seguridad “Boquerón” en poblado indígena de Cuilapa, perteneciente al departamento de Santa Rosa, que se localiza a 70 kilómetros de la capital de Guatemala.

En esta prisión, en donde  95 por ciento de los reclusos son MS -13 que enfrentan cargos por homicidio, portación ilegal de armas de fuego: AK 47, escopetas, Uzi nueve milímetros, 30-30, revólveres y granadas de fragmentación.

Contralínea tuvo acceso a dicha cárcel y recogió algunos testimonios.

– ¿Qué pasó en la comisaría?

– Nada. De qué hablas–, contestan con aparente inocencia los reclusos de ese pequeño cuarto en donde los tufos a orines y humedad hacen insoportable el ambiente. La mayoría de los pandilleros –entre ellos un enano– no rebasan los 30 años. Las huellas de su “vida loca” se encuentran marcadas en su cuerpo, algunos son cubiertos por diabólicos tatuajes, en donde la garra, la muerte, los payasos, y el 13 son las imágenes que más adoran.

–¿Qué pasó?– insiste el reportero.

– ¡Eran ellos o nosotros!– responde el jefe.

–¿Para qué quieres las fotos?– inquiere otro con el rostro pintado mientras el “mayordomo” de ese módulo prepara unas tortillas de maíz fritas para cubrir otros olores. De inmediato el humo invade el estrecho cuarto en donde se encuentran hacinados.

–¡Hey gordo, toma las fotos y lárgate!– grita una voz al interior de la celda; otros pandilleros aprovechan la oportunidad para aventar “barrio” a la cámara, así, con orgullo posan los tatuajes del cuerpo y la cara.

En esta prisión, construida en 1998, medio de centenar de soldados, policías y custodios cuidan a los pandilleros que, no obstante a que el día del amotinamiento contaban con armas de alto poder, no hicieron el menor de los intentos por escapar.

Como un hecho sin precedente, una semana después en la cárcel preventiva para menores de edad, los Mara Salvatrucha ingresaron con armas de alto poder a las instalaciones y mataron a 12 miembros más del Barrio 18. Tres días después mataron a otros tres en el penal.

 

Publicado en: Febrero2006



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad

 

 

 

Publicidad


Humor:  

 

Avance Contralínea

En la República:  

Números atrasados
Publicidad:  




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas



2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05

Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |
Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo