SuscripcionesContactoPublicidad Directorio Hemeroteca Mapa de sitio
BAJA CALIFORNIA  
 

Narcotráfico: La guerra que viene

Lorena Rosas
El pasado 14 de agosto la Agencia Federal Antinarcóticos estadounidense (DEA por sus siglas en inglés) de manera conjunta con la Guardia Costera del vecino país, anunció la captura del capo Francisco Javier Arellano Félix, alias el Tigrillo, de 37 años, presunto jefe del cártel de drogas más famoso del país, cuya cabeza valía 5 millones de dólares

 

 


Publicidad

El golpe asestado a la organización criminal implicó no sólo la detención de Francisco Javier, sino también la de siete de sus colaboradores y la de tres menores, entre los primeros se encuentra su principal lugarteniente, Arturo Villarreal Heredia, el Nalgón, señalado por el Semanario Zeta, de Tijuana, como presunto asesino del periodista y editor de la publicación, Francisco Ortiz Franco (ultimado el 22 de junio de 2004). También se presume que Villarreal Heredia es responsable de la decapitación de dos policías de Playas de Rosarito.

El esbirro es considerado el brazo armado del cártel Arellano Félix, encargado de ejecutar los secuestros y los ajustes de cuentas para el grupo, dijo el jefe de la DEA en San Diego, John Fernández. También fue detenido el sicario Marco Fernández, alias el Cotorro.

Guerra y muerte por rutas y plazas

En las regiones donde actúan los cárteles del narcotráfico cuando cae un capo “las cosas se ponen peor”: se trastocan los liderazgos, se reacomodan las piezas y se genera más violencia en la lucha por el control de las plazas. Los ajustes de cuentas entre miembros de las bandas en pugna y la policía no rebasan el 1.5 por ciento del total de crímenes violentos, según la Procuraduría estatal de Baja California.

Para el especialista en temas de inseguridad pública, David Fuentes, uno de los fenómenos que debe poner en alerta a la sociedad es que la mayoría de las personas que son ejecutadas no rebasan los 35 años de edad.

Conocedores del tema afirman que la captura de Francisco Javier no fue lo más importante, sino la detención de Arturo Villarreal, el Nalgón, identificado no sólo como el principal sicario, sino como quien tenía el control operativo y financiero, y manejaba los contactos del cártel.

El cártel de los hermanos Arellano Félix ha afianzado su poder en el corredor del Pacífico: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Oaxaca e incluso Chiapas.

En la zona de Sinaloa, Nayarit, Jalisco y Michoacán, se produce amapola y se procesa la goma de opio a heroína. Aquí mismo se controlan grandes negocios de lavado de dinero como la red de Farmacias Vida, casas de cambio, inmobiliarias, una empresa para importar finos perfumes, lociones y maquillaje europeos.

Información oficial revela que en el Distrito Federal y en Guadalajara se establecieron dos almacenes que manejaban millones de dólares bajo el mando de Enedina Arellano.

Lucha por la plaza

“Al atrapar a los líderes se pulverizan los grupos y aparecen 'cartelitos' que cobran autonomía para operar por su cuenta”, explica Sigrid Artz, socia fundadora de Democracia y Derechos Humanos. “Eso pasó en Colombia hace una década, y ya sabíamos que se iba hacia allá, pero el Estado en ningún momento tomó acciones para prevenirlo”.

El periodista Javier Ibarrola escribió en la revista Proceso que el 9 de marzo de 2002, cuando fue capturado Benjamín Arellano en Puebla, el general Clemente Ricardo Vega García, secretario de la Defensa Nacional, sentenció: “Esto no acaba aquí... yo no me atrevería a decir que es el tiro de gracia (al cártel), prefiero yo hablar de que es un importante evento en el cual se captura a una persona que tiene una gran historia dentro del narcotráfico... si acaso la leyenda se va terminando. Consideramos que es un gran paso en cuanto al combate al narcotráfico... Tenga la plena seguridad que el cártel va a tratar de continuar sus trabajos, tratará de rehacerse”.

 

Soberanía nacional

Aunque los primeros informes de las autoridades estadounidenses daban cuenta de que el Tigrillo y sus cómplices fueron capturados en aguas internacionales, a unos 27 kilómetros de las costas del Pacífico mexicano y frente a Baja California, a bordo del yate “Doc Holiday” de bandera estadounidense; al día siguiente, la propia DEA y las agencias informativas reportaban que la embarcación fue interceptada frente a las costas de La Paz, en Baja California Sur.

Incluso, el almirante Thad Allen, del cuerpo de guardacostas estadounidense, declaró el 16 de agosto que el detenido “estaba en una expedición de pesca”. Paul McNulty, subprocurador de Justicia, informó en conferencia de prensa que agentes federales de su país empezaron a armar el operativo de captura desde hace 14 meses, enterados de que Arellano Félix solía ir de pesca a esa región.

El 17 de agosto, el secretario de Seguridad Pública de Baja California Sur, Adán Enrique Ruffo Velarde, denunció que los agentes estadounidenses incursionaron sorpresiva y clandestinamente en la entidad con la ayuda de agentes de la AFI y la SIEDO en tierra firme, entre los municipios de Loreto y Mulegé, sin dar cuenta a las autoridades estatales ni a la propia delegación de la PGR.

De confirmarse esta versión, la DEA, que ejecutó la intercepción y posterior detención del narcotraficante, violó flagrantemente la soberanía nacional con ayuda de autoridades federales mexicanas.

Sin embargo, el procurador general, Daniel Cabeza de Vaca, afirmó que la captura del Tigrillo se dio por “una investigación seria de más de 14 meses”, realizada de manera conjunta entre las autoridades mexicanas y estadounidenses.

Durante su visita a Tijuana, el procurador afirmó que “la información sustancial que lleva a la captura de esta persona la compartimos nosotros con las autoridades estadounidenses”.

Pero Joel Hernández, consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, señaló que la detención se realizó a 15 millas náuticas de distancia de las costas mexicanas. Es decir, se trata de una detención en mar territorial, donde México ejerce derechos de soberanía.

Otras versiones señalan que la DEA actuó al margen de las autoridades mexicanas para evitar la huída del capo.

Tras su captura, el menor de los Arellano Félix fue trasladado al puerto de San Diego, California para ser juzgado por una corte federal del vecino país. Se le imputan los siguientes cargos: conspiración para importar y distribuir drogas en Estados Unidos, lavado de dinero, negocios con narcotraficantes colombianos y grupos insurgentes, reclutar y entrenar sicarios, y asesinar por lo menos a 20 personas.

Para la Fiscalía Federal de Estados Unidos, la “pieza clave” en el proceso contra el Tigrillo es Francisco Javier Meza Castro, pescador de Baja California Sur, quien también se encuentra detenido, a pesar de que su abogado alega que su cliente se dedica a pasear turistas y que sólo era parte de la tripulación del yate donde fue asegurado el menor de los Arellano Félix.

Conflicto Jorge Hank Rohn-PGR

Tres días después de la detención del Tigrillo, el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos advirtió que la PGR emprenderá acciones enérgicas en contra de elementos de la Policía Municipal de Tijuana.

En la conferencia de prensa sobre la detención de Francisco Javier Arellano Félix, Santiago Vasconcelos acusó a dicha policía de apoyar a los narcotraficantes. “Aprovechan la misma estructura de la policía, dando información, trasladando droga, trasladando a los mismos miembros del cártel. Son actos de corrupción terribles, es una descomposición muy grave”.

Al respecto, el alcalde Jorge Hank Rhon dijo: “Quien diga que en mi gobierno se protege a los Arellano Félix desconoce lo que está diciendo, pues no es así”. Por su parte, el secretario de Seguridad Pública de Tijuana, Javier Algorri Franco, calificó de “desacertada y tendenciosa” la declaración del subprocurador federal.

“Nosotros no negamos y nunca hemos negado que podamos (sic) tener elementos que hayan traicionado la confianza, pero de eso a señalar a toda una institución se me hace una declaración partidista política y tendenciosa”, sentenció. No hay que olvidar que la administración federal es de origen panista y la municipal, priísta.

Fox visita Baja California

La visita de Vicente Fox a Baja California, a tres días de la aprehensión del Tigrillo, se llevó a cabo bajo las más estrictas medidas de seguridad. En un acto programado en Tijuana para entregar apoyos a adultos mayores, los elementos del Estado Mayor Presidencial exigieron a los beneficiarios que se bajaran los pantalones para ser revisados. Algunos funcionarios estatales también fueron sometidos a esta medida.

Ante la indignación, el 20 de agosto pasado el gobernador Eugenio Elorduy Walter ofreció disculpas a los afectados, a nombre del presidente Fox.

La paranoia empresarial y la militarización de la seguridad pública

Con la detención del Tigrillo se espera un recrudecimiento en los actos delictivos de alto impacto, escenario que debe ser considerado por la autoridad federal como de “seguridad nacional”, pese a que insisten en lo contrario, según el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública en Baja California, Alberto Capella Ibarra.

El abogado empresarial hace un nuevo llamado al Ejército Mexicano para que intervenga en el estado. “Este negocio del narcotráfico y la manera en que se mueve la mafia en Baja California, especialmente en Tijuana, debe ser considerado (un asunto) de seguridad nacional”.

Capella Ibarra agrega: “También (se) les bajaron los pantalones a los empresarios, con la actitud del gobierno federal que no atendió a la petición de que se requiere de una mayor presencia del ejército, aunque se les dijo que sí habrá resultados”.

Reconoce que se ha cumplido de alguna manera con lo pactado en la lucha contra el crimen organizado. No obstante, se tiene que preparar el terreno para inhibir las secuelas, luego de detenciones de criminales de alto impacto, para evitar que vaya a la alza el número de ejecuciones.

Durante su visita a Baja California, el presidente Vicente Fox se reunió con los empresarios tijuanenses y prometió analizar la inclusión de mayor presencia militar en la ciudad.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana, Daniel Romero Mejía, dice que solicitaron “el reforzamiento de las corporaciones federales y el adecuamiento (sic) de los recursos materiales para fortalecer a los municipios, como única forma de poder dar una lucha frontal contra la delincuencia”.

“Lo que nosotros queremos es que se cierre el círculo de la ciudad, que existan retenes militares en las entradas y salidas de Tijuana y obligue, de alguna forma en las reuniones de coordinación, a que las autoridades estatal y municipal hagan su trabajo de prevención.

Alfonso Álvarez Juan, presidente de la Canacintra, aclara que la mayor presencia de militares es algo que se ha estado pidiendo no sólo este día, sino en otras reuniones, y es una situación que está por analizarse.

Inconstitucional, la presencia de militares

Raúl Ramírez Baena, presidente de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, dice que “los militares no deben ejercer tareas de autoridad civil, aun de seguridad pública, porque ello contradice la letra y el espíritu de nuestra Constitución”.

Cuando una amenaza externa pone en riesgo la soberanía del Estado, agrega, el Ejército es garante de la seguridad nacional. Su función es también salvaguardar la seguridad interior, término que se refiere a la amenaza interna por alzamiento o asonada, al régimen establecido democráticamente.

“Estas son las funciones del Ejército, como lo señala nuestra Carta Magna. En ambas circunstancias pueden desatarse conflictos armados y las partes se someten a la jurisdicción del Derecho Humanitario de Derechos Humanos, básicamente a la Convención de Ginebra.

“Pero la seguridad pública, dentro de la cual se encuadra la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, se refiere a la obligación del Estado de garantizar por medio de las policías civiles, en tiempos de paz, el respeto al patrimonio, a las garantías individuales, a la integridad física y a la vida de las mexicanas y los mexicanos. En este caso es aplicable el derecho internacional (público) de Derechos Humanos”.

Publicado en: Septiembre 2006 / Año 2 / Número 17



Tu opinión:

Tu nombre:
E-mail

Escribe tu mensaje aquí:

Publicidad

Caricaturistas de Contralínea
De Actualidad

 

 

 

Publicidad


Humor:  

 

Avance Contralínea

En la República:  

Números atrasados
Publicidad:  




Baja California Chiapas Chihuahua Coahuila Estado de México Guanajuato
Oaxaca Sinaloa Sonora Hidalgo Michoacán NacionalTamaulipas Veracruz Zacatecas



2005 Revista Contralínea Derechos Reservados CIMCOM
Av. Juárez 88, primero piso, desp. 110 y 111. Col. Centro, México D.F.
Tels: 9149-9802 /03 /05

Sitios Recomendados:
| Oficio de Papel | Revista Fortuna | Los periodistas | Fraternidad de Reporteros de México |
Responsable del sitio: Gonzalo Monterrosa Galindo